Cómo sobrevivir al cansancio extremo los primeros meses de tu bebé

0
155
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
4

Un bebé recién nacido es una alegría que llena de amor a toda la familia, pero también implica muchas labores aunado a que, si eres mamá primeriza, tengas muchos miedos y dudas.

El cansancio te llega inevitablemente, no puedes dormir una noche corrida como antes, los primeros días lo tolerarás, pero el cansancio se va acumulando y puedes sentirte incluso de mal humor.

¡No tienes la culpa!

Luego te llega la culpa y el miedo de estarle haciendo daño a tu bebé, cuando se acercan y te dicen que “los bebés sienten todo lo que tú transmites”.

¿Cómo generarle la sensación de paz y tranquilidad si estás estresada, cansada y con mucho sueño? No te sientas culpable, sentirse así es normal y le pasa a muchas mujeres.

Te damos algunos consejos que puedes aplicar para lidiar con el cansancio:

Conoce a tu bebé

Es importante que conozcas sus horarios. Las tres horas para comer no son una regla, pero sí es importante que sigas una rutina que poco apoco irán encontrando juntos.

Así podrás elaborar una rutina que te permita realizar las actividades necesarias, comer medio decente y tomar algunas siestas.

Evalúa tus reales necesidades

Deja la casa desordenada unos días, no pasa nada, trata de enfocarte en que esos tiempos libres los ocupes para lo que realmente necesites: bañarte, dormir, comer decente.

Pide ayuda

Las abuelas suelen ser de gran ayuda, al igual que los papás para poder delegar actividades, pero si eres madre soltera, también puedes pedir ayuda, platicando con otras madres y buscando consejos.

Acepta que sólo es una etapa

Es difícil aceptar que tus días y horarios cambiaron, la resistencia al cambio se da no sólo cuando eres mamá, sólo que este es un graaaan cambio. Llevarlo un poco más tranquila, le quitarás la carga psicológica y emocional, sólo tendrás la física, ya es menos, ¿no?

Despiértate más temprano

Puede sonar raro si es que quieres dormir más, pero despertarte más temprano antes de que tú bebé lo haga te permitirá hacer todas las actividades pendientes, lavar biberones, desayunar, bañarte.

Cuando tu bebé despierte podrás atenderlo un rato sin el estrés de tener que hacer todo eso, estarás más tranquila y relajada.

Y cuando se duerma, podrás tener ese tiempo para dormir junto con él sin la preocupación de que ya quieres que se duerma para que hacer todo lo que tienes pendiente.

¡Tú puedes! Es una etapa hermosa, pero también complicada, vive la experiencia y atrévete a contarla.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
4