10.7 C
Mexico City
domingo, diciembre 15, 2019
- Publicidad -

Razones por las que ves “mal” con tus nuevos lentes

Fecha:

Autor:

Categoría:

- Publicidad -

Ya sea que sean tus primeros lentes o sea una graduación nueva, la adaptación a tus nuevos lentes toma tiempo, pero también puede ser que la graduación sea la incorrecta. ¿Cómo saberlo? Te dejamos una pequeña guía.

Periodo de familiarización

Este periodo es tu ojo se adapte poco a poco a la nueva visión. Muchas veces suelen pensar que veían mejor antes de la graduación nueva, lo que sucede es que te acostumbraste y hay que hacerlo nuevamente.

Esto se debe a que el centro visual del cerebro necesita adaptarse a las nuevas y mejoradas condiciones de visión, incluyendo no sólo la graduación, sino también el armazón, ya que puede tener una forma diferente a la acostumbrada.

En algunos casos son un par de días, pero en otros quizá tome hasta dos semanas. Si te mareas o tienes fuertes dolores de cabeza, es mejor asistir con tu optometrista para revisar la graduación.

*Consejo: Si te cuesta trabajo adaptarte, procura usar los lentes poco a poco, primero sólo cuando estés sentado y posteriormente haciendo actividades cotidianos como subir escaleras o andar en bicicleta.

Estrés

Cuando padeces de un fuerte estrés, tu visión también puede verse afectada, así que cuando tengas un par de lentes nuevos, procura estar lo más relajado para que tu visión sea la más clara para dicha adaptación.

Posibilidad de una enfermedad crónica

Si tu visión está cambiando constantemente, no te adaptas a los lentes o nuevas graduaciones en tiempos muy cortos, puede que sufras alguna enfermedad crónica, como hipertensión o diabetes, es por ello que si tienes otros síntomas, no dudes en acudir con un especialista.

La medicación también afecta

Algunos tipos de medicación pueden afectar tu vista, así que si estás tomando medicamentos muy fuertes, pregunta sobre sus efectos secundarios.

Cómo saber si están mal graduados tus lentes

  1. Si después del periodo de adaptación, sigues viendo borroso y sin claridad.
    Tienes dolores de cabeza y mareos constantes.
  2. Tienes una vista cansada más de lo normal.
  3. Ves borroso en uno de los ojos con mucha diferencia respecto al otro.
  4. Enrojecimiento y lagrimeo en los ojos cuando usas los lentes.

Si tus lentes no se ajustan bien a tus necesidades, tus ojos se verán obligados a hacer un mayor esfuerzo, en exceso, acude con tu optometrista.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -