16.4 C
Mexico City
- Publicidad -

Tus recuerdos de la infancia podrían ser falsos

Fecha:

Autor:

Categoría:

- Publicidad -

Tengas los años que tengas, la memoria puede traicionarnos, y es que no somos infalibles a recordar sucesos de forma distorsionada o falsa, ya sea por un tema de perspectivas, pero también de otros factores que la ciencia explica.

Qué es la memoria

Es una adaptación que hace nuestro inconsciente para conocer el mundo más allá del presente y del puro instinto.

Pero en ocasiones esas adaptaciones suelen ser falsas, ya que nuestro cerebro organiza recuerdos y les da una proyección como una forma de sobrevivencia que nos genera estados de seguridad e inclusión.

La función de la memoria es contarnos cómo es el mundo, de una forma que tenga coherencia el mundo interior y el exterior. Pero también logra reconstruir hechos a su modo y no necesariamente un recuerdo vívido.

Qué pasa con los recuerdos de la infancia

Está comprobado que los primeros recuerdos no se forman sino hasta los tres o cuatro años, es en esta etapa en la que desarrollamos nuestra identidad, pero también en la que estamos más propensos a asombrarnos del mundo exterior.

Entonces, interviene la imaginación, eso que hace que nuestra psique adopte historias ajenas y las vuelva parte de nuestros recuerdos.

*Existe una corriente que investiga la posible existencia de falsos recuerdos. La psicóloga Elizabeth Loftus sostiene que es posible inducir y crear falsos recuerdos por diversos procedimientos, en que las personas forman sus recuerdos con la información que retienen de su pasado, sus conocimientos generales y demandas sociales y que técnicas como la hipnosis, rebirthing.

Según algunos investigadores, los recuerdos infantiles que nunca existieron se generan por diversos motivos. Ya sea que ese recuerdo haya pasado, pero no en el tiempo correcto o porque se mezclan recuerdos vagos con anécdotas contadas.

Lo que hace la memoria es que tenga una representación compuesta por varios fragmentos ya sea de recuerdos, de anécdotas y de vivencias presentes.

* Por ejemplo: “Alguien puede hacer escuchado que su madre tenía un cochecito verde, después esta persona imagina qué aspecto podría tener y al cabo del tiempo se va formando una memoria a la que la persona acaba añadiendo nuevos elementos, como los juguetes que podría ver tumbado en ese carrito”, todos estos recuerdos acaban por parecer reales para la persona que los evoca.

Una foto o un libro pueden generar imágenes mentales que nunca tuvieron lugar fuera de nuestra imaginación. Entonces, recogemos información y la utilizamos para crear nuestros recuerdos o contaminar los que tenemos.

Es probable que creamos recordar de forma vívida nuestro tercer cumpleaños cuando lo que en realidad evocamos son las fotos que hemos visto después.

Es cierto que existen personas más propensas a crear recuerdos falsos, pero nadie está exento de ellos y es que según algunos neuro científicos nuestros recuerdos aunque sean verdaderos, no son una reproducción exacta de lo que pasó, sino una adaptación de nuestra mente.

Así que si un recuerdo te hace daño en este presente y momento de tu vida, valdría la pena voltear página, ya que no podemos estar totalmente seguros de nuestros recuerdos. Vivir el hoy es la mejor manera de honrar tu pasado. ¿O tú qué opinas?

*Fuente: ElPais

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -