- Publicidad -

Razones por las que sigues [email protected]

Fecha:

- Publicidad -

Foto: martinan / Depositphotos.com

Si estás leyendo esto quizá lo que pienses es que estar en pareja es importante, sobre todo porque te ayudará a sentirte [email protected], [email protected] y trascendental.

Así que también es probable que tus acciones sean encaminadas a buscar una pareja estable, ya sea por esas razones u otras mucho más específicas como complacer a tus padres, formar parte de un círculo, creer que con una pareja alcanzarás la felicidad plena o simplemente por presión social.

Cualquiera que sea tu caso, conocer las posibles razones por las que sigues [email protected], te ayudará a entender tus verdaderos motivos para tener pareja y también te ayudará conocerte a ti [email protected]

¡Toma nota!

Amas demasiado tu libertad

¿Qué tanto te has puesto a reflexionar sobre lo que amas tu soltería? Es probable que buscar una pareja sea más una presión externa que una motivación propia, así que rechazas la posibilidad sin darte cuenta porque en realidad amas muchísimo tu soltería. ¿Qué tal si te pones a reflexionar sobre lo que realmente quieres?

Tienes expectativas muy altas

Una cosa es que tengas ciertos estándares y que busques cualidades en una persona y otra que quieras transformarla a tu gusto completamente sin aceptar defectos y virtudes.

Muchas veces lo que duele no es “lo que te hicieron”, sino la expectativa no cumplida. Cuando la realidad no complace a tu ideal, te sientes [email protected] y piensas que el amor no es para ti.

Lo que debes pensar es que el amor de pareja es una decisión diaria, de aceptar a la persona y respetar su personalidad, gustos y también defectos. Pero para elegir a la persona correcta, primero debes amarte a ti [email protected]

No sabes lo que quieres

No te preocupes, es muy común que pases por esto, no sólo en el tema de pareja, sino en muchos otros aspectos de tu vida.

Si no sabes lo que quieres, lo mejor es parar la búsqueda y trabajar en ti, conocerte, pasar tiempo contigo [email protected] y encontrar tu verdadero motivante y propósito en la vida. Esto se consigue con el tiempo a solas, reflexión y autoconocimiento.

Tienes miedo

Es momento de ponerte a reflexionar, quizá lo que tengas es miedo al rechazo, a ser [email protected] o no ser suficiente para la otra persona por experiencias pasadas.

Si éstas son tu respuestas después de un trabajo de reflexión, lo mejor es empezar a trabajar en otros aspectos de ti como sanar tus heridas del pasado, perdonar, pero sobre todo en tu autoestima.

Mandas señales equivocadas

Todo lo que eres habla de ti, haz una evaluación de ti [email protected] para entender qué estás transmitiendo no sólo con tu forma de ser, sino también con tu forma de vestir y actuar.

Quizá lo que busques sea una relación seria, pero la forma en la que te comunicas diga otra cosa como sólo “pasar un buen rato”. No quiere decir que tú estés mal, sino que comuniques realmente lo que quieres.

Tienes baja autoestima

Esto se relaciona no sólo en la búsqueda de pareja, sino también en otros aspectos de tu vida. Amarte es el primer paso para estar en paz y atraer a las personas correctas.

Una baja autoestima hará que elijas a la primer persona que aparezca en tu vida, también es una razón por la que le exijas demasiado a tu pareja, como poner la responsabilidad de tu felicidad en sus manos, lo que termine por acabar con la relación.

Estás [email protected]

Dicen por ahí que “la desesperación huele a kilómetros”, quizá no te des cuenta, pero tus acciones y forma de comunicarte sean realmente desesperadas y eso termine por alejar a a tu pareja.

Recuerda que una relación es para compartir y disfrutar el momento juntos, no para estar presionados y estresados por complacer a alguien más.

Estas son algunas razones, pero la principal razón que puede estar latente es que no te conoces a ti [email protected], tu autoestma está baja y no has aprendido que la felicidad depende de ti mismo y no de nadie más.

Cuando te sientas libre y en paz, llegará la persona adecuada. ¡Ámate! Y no lo olvides, compártenos cómo te fue en el proceso.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -