8.6 C
Mexico City
viernes, diciembre 6, 2019
- Publicidad -

Guía para meditar en minutos en donde quiera que estés

Fecha:

Autor:

Categoría:

- Publicidad -

La meditación es una práctica que entrena la mente e induce un modo de conciencia, además promueve la relajación y desarrolla otros aspectos espirituales por medio de ella como la compasión, la paciencia, el amor y el perdón.

Esta práctica tiene como fin conseguir sostener la concentración en un punto sin esfuerzo, enfocado a habilitar un estado de bienestar en cualquier actividad de la vida.

Se usa también para mantenerte concentrado y aliviar determinadas condiciones de salud o psicológicas, ejercita tu memoria, te ayuda a tomar consciencia personal, mejora la calidad de tu sueño y relaja la tensión muscular, entre muchos otros beneficios.

Hay diferentes formas de meditar, pero si quieres empezar a hacerlo, te damos una pequeña guía express que te ayudará a hacerlo en poco tiempo y estés donde estés.

  1. Siéntate derecho en una silla cómoda, tus pies tocando el piso, coloca las manos sobre tus rodillas y la barbilla paralela al suelo.
  2. Quita cualquier estímulo posible, ya sea ruido o visual.
  3. Fija tu mirada en un punto en la pared y respira profundamente seis veces, cierra tus ojos.
  4. Concéntrate en lo que te rodea, la temperatura, los sonidos naturales que hay, si hay viento, si no lo hay, en los olores, céntrate en el momento.
  5. Escucha los sonidos de tu cuerpo, respiración, los latidos del corazón.
  6. Imagina que tus sentidos atraen cualquier sabor, olor, color y sonido.
  7. Comienza a respirar más lento y profundamente, sigue con los ojos cerrados e imagina una sonrisa en tu rostro. Si quieres, también puedes hacerla de forma sutil.
  8. Deja que tus pensamientos fluyan, no importa de qué tipo, ya sean buenos o malos, pero no te juzgues, no te detengas a reprocharte, ni reprochar a los demás, sólo deja que pasen esos pensamientos.
  9. Sigue respirando e imagina que a tus pies le salen raíces, para vincularte con tu presente.
  10. Después de algunos minutos, los que creas convenientes, imagina el lugar en donde estás y céntrate en él.
  11. Haz respiraciones profundas hasta que te sientas en paz y tranquilo.
  12. Abre los ojos lentamente y permanece en esa posición un minuto más, siente esa paz y tranquilidad que te proporciona una respiración profunda y el calmar tus pensamientos.

Es una forma de tener una sesión de meditación lo más rápido posible y con beneficios maravillosos.

¿Lo intentarás?

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -