- Publicidad -

Estrés laboral: cómo tener una mejor de calidad de vida en el trabajo

Fecha:

- Publicidad -

Foto: AlexShadyuk – Depositphotos.com

El estrés laboral suele ser una de las causas más frecuentes de problemas de salud, tanto físicas como psicológicas y hasta emocionales.

Puede afectar de manera importante a un individuo, pero también el ambiente en la organización en la que se desarrolla.

Es cierto que existe el denominado “estrés saludable”, aquel que ayuda a responder satisfactoriamente ante las exigencias del entorno, ya que niveles bajos de estrés se relacionan con desmotivación, conformismo y desinterés.

Eustrés: Estrés positivo, óptimo para llevar a cabo actividades diarias.
Distrés: Estrés negativo, exceso de estrés e inadecuado para la situación.

Pero, todo tiene un límite y cuando se pasa cierto equilibrio, pueden existir graves consecuencias.

Qué es estrés laboral

Son un conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento de una persona a ciertos aspectos derivados del trabajo.

Suele aumentar debido a un exceso de demandas, bajas recompensas, abuso de autoridad, faltas de respeto, entre otros aspectos.

Señales de estrés laboral

  • Problemas gastrointestinales.
  • Trastornos cardiovasculares y respiratorios.
  • Problemas en la piel.
  • Trastornos del sueño y de la alimentación.
  • Enfermedades respiratorias frecuentes.
  • Preocupación excesiva.
  • Incapacidad para tomar decisiones.
  • Dificultad para mantener la atención y concentrarse.
  • Sensación de desorientación.
  • Frecuentes olvidos, incluidos los bloqueos mentales.
  • Hipersensibilidad a las críticas y baja tolerancia a la frustración.
  • Mal humor frecuente.

Cómo evitar el estrés laboral

Localiza la fuente del estrés

Suele ser el paso más complicado, pero una vez que hayas el problema, puedes implementar estrategias, sobre todo si estás tan inmerso en una situación que no te das cuenta de qué es lo que realmente pasa.

Una forma de hacerlo es llevar un diario en el que incluyas el contexto y al situación en la que te sentiste mal, ya sea física o emocionalmente. Esto te ayudará a evaluar la situación.

Tómate un tiempo para ti

Esos “cinco minutitos” son muy necesarios y hasta saludables. Toma descansos periódicos cada vez que trabajes. Desconéctate, sal a tomar un té, a respirar aire, medita, y luego continua con tus labores.

No tomes este tiempo como un simple capricho, esto es parte fundamental para que seas una persona productiva para ti y también para tu empresa.

Organízate y delega

Otra de las razones por las que se te llega acumular el trabajo y por consiguiente sufres estrés es porque tienes poca organización y no delegas funciones. Si tienes una posición directiva o gerencial toma en cuenta este punto.

En el caso en el que ejecutes, pide a tu jefe responsabilidades claras y precisas y también delimita qué harás. Recuerda que muchas veces un favor suele convertirse en una tarea específica si no pones límites.

Pon límites entre tu vida laboral y personal

Cada vez es más frecuente pensar que estar disponibles 24/7 en tu trabajo es ser productivo, pero suele tener el efecto contrario. Quizá tu trabajo sea muy demandante, por eso organízate en función de tus actividades para también tener tiempos de descanso.

No permitas que tu trabajo afecte seriamente tu vida personal al grado de no poder disfrutar los frutos de tu esfuerzo.

Invierte en tu salud emocional

Hay formas diversas de hacerlo, puede ser en tiempo para relajarte en actividades que te gusten, haciendo ejercicio o hasta tiempo para platicar con tu familia o amigos.

Otra forma de invertir es asistiendo con un especialista para que te dé una guía para encontrar la causa de tu estrés.

Tu salud emocional es tan importante como la salud física, no la dejes de lado.

Conoce a las personas y a reconoce relaciones tóxicas

En todos lados hay personas tóxicas, aprende a reconocerlas y a llevarlas de forma que no te afecten. Con esto lograrás desarrollar también la empatía y la comprensión.

Todos tenemos una historia qué contar y la que nos ha llevado hasta dónde estamos. ¿Cuál es la tuya?

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -