Consejos para comer saludable cuando no te gustan ciertos alimentos

0
811
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1

Comer saludable no tiene por qué verse como un sacrificio o algo imposible de lograr, si piensas en eso, lo único que conseguirás es desistir a la primera.

Quizá haya alimentos que no te gusten por el sabor, la textura y hasta por el precio, pero puedes encontrar algunos alimentos que puedes sustituir con la misma cantidad de vitaminas o similares que necesitas.

Todo esto requiere disciplina, pero cuando lo vuelves un hábito diario, al final te darás cuenta que lo harás sin ningún pretexto y completamente feliz.

Te dejamos algunos consejos.

Si odias el pescado

Uno de las carnes saludables que recomiendan muchísimo es el pescado, pero hay paladares que no lo toleran.

Puedes intercambiarlo por camarones con tu salsa favorita o algunas especies con un sabor más tenue como el salmón o el atún.

Si prefieres no consumirlo, algunos alimentos vegetales que pueden sustituir sus propiedades son la quinoa, la avena, las semillas de chía o suplementos con Omega 3.

Si odias las verduras

Eliminarlas de tu dieta no es muy buena opción, lo que te recomendamos es que hagas una lista de las verduras que no te gustan y busques sus propiedades nutricionales, esto te ayudará a encontrar algunas similares que puedes sustituir sin sufrir.

Por ejemplo, si no te gusta el brócoli, no tienes por qué comerlo, puedes intercambiarlo por coles, espinaca, berro y frutos secos, seguro encontrarás alguna opción que sea de tu agrado.

Otra opción es realizar smoothies para el desayuno combinándolas con frutas. Por ejemplo, uno hecho con fresas y zanahorias o limón, frutos rojos y espinacas. ¡Inténtalo!

Para las personas vegetarianas

Un alimento que está lleno de proteína es la carne, la proteína es necesaria para el desarrollo de tus músculos, también te hará sentir más satisfecho, a prevenir enfermedades de los huesos, entre otros.

Pero si no te gusta la carne roja, puedes intercambiarla por otros alimentos como el huevo, el queso cottage, quinoa, frijoles, leguminosas, cereales y almendras.

Si odias la lechuga

La lechuga es la reina de las ensaladas, pero muchos evitan comerlas porque odian la lechuga, pero no te preocupes, puedes sustituirla con algunos alimentos como la espinaca, quinoa, berros, aguacate.

Agrega salsas bajas en calorías

Los aderezos, salsas o hasta aceites naturales pueden transformar el sabor que no te gusta de ciertos alimentos. Eso sí, ten en cuenta que debes buscar algunos que no incrementen tu ingesta calórica o usarlos en cantidades moderadas.

Por ejemplo, te recomendamos los aderezos de limón y miel, mostaza, aceite de oliva o yogur con chipotle.

Cambia las recetas

No siempre tienen que ser ensaladas, busca algunas recetas deliciosas que sean igual de saludables. Evita las grasas saturadas y opta por ingredientes naturales, verdes, ricos en proteína y en cantidades moderadas.

No desistas, es encontrar la técnica adecuada para ti, con tus gustos y sin sufrir. ¡Tú puedes!

 

 

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1