- Publicidad -

Cómo lidiar con una persona difícil y enojona

Fecha:

- Publicidad -

Foto: chajamp – stock.adobe.com

Una persona que se enoja constantemente puede provocar temor en las personas cercanas, ya que cualquier cosa que digan puede ser causa de molestia.

Se convierte entonces en una persona “difícil”, este tipo de personas desafían la lógica, ya que no se dan cuenta del impacto negativo que tienen alrededor de ellas y otras parecen disfrutar del caos que generan en personas cercanas.

Esta complejidad es innecesaria, ya que provocan no sólo conflictos, sino también estrés que en un efecto a largo plazo puede dañar las funciones del cerebro. Una persona estresada no reaccionará acertadamente, lo cual convierte el problema en un círculo vicioso.

Cómo responder asertivamente ante una persona difícil

La habilidad de manejar tus emociones y mantener la calma bajo presión tienen una relación directa con tu actuar.

La mejor destreza que pueden desarrollar es neutralizar a las personas difíciles con ciertas estrategias.

Límites

Las personas quejumbrosas o negativas sólo hablaran de problemas y buscarán enfocarse en ellas, para ello lo mejor que puedes hacer es poner límites con una respuesta honesta si es que no quieres hablar del tema, ya que puedes caer en su juego y quejarte también. Si no te es fácil, considera alejarte y mantener distancia.

No fomentes el caos

Si la otra persona está generando conflicto, lo mejor es no contestar a la defensiva, no se trata de ganar la pelea, sino de no engancharse, no necesitas responder a las emociones, sino sólo a los hechos. Conserva la calma.

Evita una pelea

Una buena manera de permanecer neutral es no tomar las cosas de manera personal. Es natural que defiendas tu reputación cuando una persona enojada te ataca, pero es importante que recuerdes que alguien que está demasiado enojado no puede razonar hasta que se haya calmado.

Permanece en el momento presente

A menudo, las personas enojadas sacan a relucir situaciones o conversaciones pasadas, así que trata de contrarrestar esto haciendo que se enfoquen en la situación actual y la solución del problema.

Mantente consciente de lo que sientes

No puedes detener a alguien que está presionando tus puntos débiles si no sabes cuáles son. Recuerda que nadie puede dañarte si tienes el suficiente conocimiento de ti mismo y la mejor autoestima.

Conoce al “enemigo”

Es tu turno de observar su comportamiento, analizarlo y darte cuenta bajo qué situaciones reacciona muy mal y evitarlas, sobre todo si no vale la pena enfrascarse en discusiones sin sentido.

Escoge tus batallas

No es necesario estar en conflicto todo el tiempo, pero habrá ocasiones en las que valga la pena luchar por lo que crees. Considera qué batallas deben pelearse y cuáles es mejor responder con una sonrisa e irte. No desgastes fuerzas.

Perdonar no es olvidar

Ser empáticos con la otra persona, te hará entender por qué reacciona como lo hace, es mejor analizar sus circunstancias y perdonar cuando te ofende, pero es o no significa que debes olvidar, así que no dejes de poner límites y alejarte si es necesario.

Mejora tu red de apoyo

Si tienes a una persona tóxica cerca, debes a tener a más personas positivas en tu vida que te llenen de la energía para enfrentar situaciones difíciles.

Cuida tu lenguaje corporal

Si no quieres pelear y mantenerte en silencio cuando una persona está enojada, cuida cómo te paras, mantén una expresión facial neutra y un lenguaje corporal abierto. Tendrás un mayor control de la situación si no reaccionas a la “carnada” de la persona que grita.

Nunca digas “cálmate”

Una persona que está muy enojada está siendo gobernada por sus emociones y no tiene acceso a la parte racional de su cerebro.

Alivia la situación con un poco de humor

El humor puede combatir la ira de manera eficaz porque altera los procesos químicos del cuerpo. Si haces una broma o te detienes a señalar algo gracioso en plena discusión y logras que ambos se rían, puedes suavizar el conflicto.

Dale un poco de espacio

A algunas personas les gusta conversar y otras prefieren procesar sus emociones a solas. Si la idea de hablar parece enojar aún más a la persona, dale un poco de espacio y tiempo.

No pagues con la misma moneda

Si te comportas igual que esa persona malhumorada, además de alimentar su mal humor, estás reforzando su comportamiento. Es decir, estás validando lo que hace.

El reto es ¡no engancharse!, poder reconocer el enojo, validar los sentimientos negativos y no tomarlos como un ataque personal.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -