Que hacerse pipí no lo haga sentir mal

0
2878
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
21

Hay una edad en que se considera que los niños ya deben tener un mayor control de sus esfínteres para que puedan ir al baño cuando lo necesiten, sin embargo esto no siempre es así y es algo bastante común.

De hecho en México a más de 750 mil niños les sucede y si tu hijo lo presenta, comprender las posibles causas harán que puedas ayudarlo a superar esta fase.

¿Qué es la enuresis?

Se le llama así a la incontinencia infantil que se presenta entre los 4 y 10 años. Los niños tienen descargas de orina involuntarias principalmente durante la noche y más de 2 veces al mes. Uno de cada 9 lo padece y es más común en niños que en niñas.

Enuresis primaria: Es más común este tipo nocturno que se presenta cuando el niño tiene descargas de orina constantes durante la noche de forma cotidiana. Tiene que ver con el hecho de que su cerebro aún no aprende a responder a la señal que indica que la vejiga se encuentra llena.

Enuresis secundaria: Ocurre cuando, después de un periodo mínimo de 6 meses en que el niño se ha mantenido seco durante las noche, de pronto vuelve a tener descargas de orina incluso cuando ya había aprendido a reconocer cuando necesitaba ir al baño.

Causas

Éstas pueden ser físicas:

Por lesiones en la médula espinal inferior
Problemas en las vías urinarias
Infecciones urinarias
Diabetes
O psicológicas:

Estrés: cuando el niño está pasando por una situación familiar complicada ocasionada por conflictos entre los padres, dificultades con sus hermanos, pérdidas o cambios en su entorno.

Angustia: ocurre cuando el niño se siente presionado en la escuela por el tema de las calificaciones y actividades propias de ésta, incluso por algún conflicto con sus compañeros

¿Qué hacer?

Lo principal es acudir con un médico para descartar cualquier causa física que esté motivando este problema, en segundo lugar mantener una comunicación constante con él para conocer sus inquietudes respecto a su entorno familiar y social.

Algunos puntos a tomar en cuenta para ayudarlo son los siguientes:

– Enséñale que no es bueno aguantarse las ganas de ir al baño ni dejar pasar mucho tiempo antes de hacerlo.

– Recuérdale que antes de dormir vaya a hacer pipí. Aun cuando diga que no tiene ganas, insístele.

– No dejes que tome muchos líquidos cuando se acerque su hora de dormir
Motívalo por las noches a mantenerse seco

– Ayúdale a superar esta etapa de transición con ropa interior desechable que sea discreta, absorbente y que no lo haga sentir incómodo.

– No olvides transmitirle a tu hijo mucha confianza, hacerle ver que es algo muy natural y que no tiene por qué sentirse mal.

Fuente: bbmundo.com

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
21