Consejos para acordar con tu pareja cómo educar a sus hijos

0
401
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
211

La educación de los hijos es un tema importante en una pareja, ya que le incumbe a ambas partes y en ocasiones es muy difícil ponerse de acuerdo.

Lo cierto es que como individuos tenemos distintas formas de pensar, actuar y sentir sobre una misma situación.

Así que cuando una pareja se enfrenta a decisiones que tienen que tomar respecto a la vida de un tercero, la cosa se complica.

Ponerse de acuerdo puede no ser fácil, pero tampoco es imposible, así que aquí te damos algunos consejos.

Hablen sobre su infancia

Esto es importante porque tendrán una idea más clara sobre el estilo de crianza que vivieron de niños y que muy posiblemente quieran repetir.

Esto también les ayudará a identificar aquellas formas positivas que les agradan de una y otra crianza y formar la suya, la de su propia familia.

Cuestiónense

Piensen en la forma que buscan plantear disciplina a sus hijos y háganlo juntos, escuchando y sin interrumpir.

Ser pacientes y respetuosos sobre las respuestas de tu pareja, hará que tengas más que una forma de educar, una forma de comprender porqué actúa de determinada forma tu pareja.

Esto les ayudará a tenerse compasión mutuamente, sin imponer, llegando a un acuerdo mutuo.

Hagan un plan previo a situaciones de conflicto

Exploren todas las opciones para establecer un plan para disciplinar, pueden incluir una estrategia, analizar ventajas y desventajas, pero háganlo sin sus hijos presentes.

Pueden hacer una lista sobre lo que sí está funcionando y lo que no, sobre esto último también una lista de posibles soluciones a las que lleguen juntos. No será fácil, ni rápido, pero valdrá la pena.

Resuelvan sus conflictos sin hijos presentes

Resuelvan las disputas que surjan una por una, pero en un lugar tranquilo y con privacidad, esto hará que no se sientan presionados porque los vean discutir y podrán abrirse mucho más sobre cómo se sienten.

Pongan reglas en conjunto

Sobre salidas, permisos, qué comprarle y qué no, esto háganlo antes para que cuando surja la situación puedan responder claramente ya sobre un acuerdo.

Por ejemplo, si van a salir a un centro comercial, pónganse de acuerdo si quieren comprarle algo o no y cuánto gastarían.

También qué decirle y cómo, así como esta situación, pueden hacerlo con otras como visitar a los abuelos, permisos con amigos, salir al supermercado, entre otros.

Esto evitará que si saben que mamá es más permisible, le vayan a pedir permiso a ella primero que a papá, así tendrán los dos la misma respuesta ante una situación.

Pero si no están seguros, lo más conveniente es responder “lo hablaré con tu papá/mamá y te decimos”.

Apóyense y eviten “sermonearse”

Es fundamental, porque en ocasiones una de las partes puede reaccionar mal debido a la frustración, al enojo o porque simplemente no supieron cómo manejar una situación de conflicto o indisciplina de sus hijos.

En lugar de desanimarlo, aunque no estés completamente de acuerdo sobre cómo reaccionó, ofrécele tu apoyo.

Encuentra un momento tranquilo para decirle con ternura y sin juzgar algo así: “¡Qué difícil fue eso! Seguramente estás muy molesto. ¿Quieres que hablemos sobre ello?”

*Si involucra violencia, acude con un especialista, busca ayuda.

La humanidad, la compasión, sin juzgar o recriminar los errores es una maravillosa oportunidad para aprender juntos.

Negociación

Negociar implica ceder, eso significa que las cosas no tienen por qué hacerse como uno u otro quiera siempre. Ceder en ocasiones ayuda a establecer normas y tomar decisiones juntos.

Eviten tocar extremos

Si papá lo permite todo y mamá es más estricta que un militar, hará que los niños se confundan, por eso habrá ocasiones en las que tengan que ceder, para esto necesitan la negociación.

Confíen uno en el otro

Quizá no estés muy de acuerdo en la decisión que tomó tu pareja y en la que tú cediste, pero confía en que saldrá bien.

Si no es así, no lo recrimines con un “te dije”, juntos busquen solucionarlo, porque quizá en un futuro seas tú quien cometa el error.

Además, no hay una fórmula única, ni probada, el trabajo de padres es difícil y consiste muchas veces en “prueba, error”, no te culpabilices ni culpes a otro.

Hablen calmados

Ante momentos de conflicto, esperar a que se enfríe el ambiente antes de hablar del tema es lo mejor, ya que evitará sacar a la luz conflictos que no deberían ponerse sobre la mesa y volver más extensa la discusión.

Poco a poco y calmados traten de solucionar uno a uno los problemas, si esto no es posible y la discusión se pone acalorada, trata de calmarte en el momento y ofrece disculpas si es necesario.

¡Tú puedes! Ser padre puede ser difícil, pero también la recompensa es maravillosa y llena de amor.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
211