Cómo calmar los miedos de tu hijo pequeño

0
2679
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Algunos niñitos temen cosas o situaciones muy específicas como los insectos, los perros, la oscuridad o los ruidos fuertes, como el de la aspiradora. A otros les asustan las situaciones nuevas o las personas desconocidas.

La mayoría de estos miedos, puedes estar segura, irán desapareciendo poco a poco a medida que tu hijito se vaya sintiendo más seguro de sí mismo y de su entorno.

Lo que tú puedes hacer para calmar sus miedos:

No menosprecies sus miedos

Puede que te parezcan irracionales, pero para tu niño son temores muy reales y serios. Procura no reírte ni tratar de disminuir lo que él siente cuando se asuste ante, por ejemplo, el ruido de una sirena de ambulancia o la descarga de agua del inodoro.

Asegúrale que tú también sabes lo que es sentir miedo, al sentir tu comprensión y apoyo, tu hijo aprenderá que tener miedo es normal y que es mejor enfrentarse al miedo que tratar de encubrirlo.

Ofrécele un “talismán”

Un objeto que pueda transmitir seguridad, como un muñequito, cobija o un viejo osito de peluche, les ayuda a muchos niños a superar sus miedos.

Esta clase de objetos pueden brindarle calma y seguridad a tu hijo, sobre todo cuando tengas que alejarte de él, como al dejarlo en la guardería o de noche al acostarlo.

Lo más probable es que deje de cargar ese monito antes de cumplir los 4 años de edad. Para entonces ya habrá aprendido otras maneras de calmarse en las situaciones que le asusten.

Explica, expón y explora

A veces un niño logra superar su miedo tras escuchar una explicación sencilla y racional. Por ejemplo, explícale que las ambulancias tienen que hacer un ruido muy fuerte para que los autos las dejen pasar.

A algunos niños también les ayudan las demostraciones en vivo. Es posible que tu niño se tranquilice al ver que aunque la aspiradora absorbe migajas de pan, basura y arena, no puede aspirar su tren de juguete ni los zapatos de papá.

Encuentren juntos una solución

Si a tu niño le asusta la oscuridad, coloca una lucecita nocturna en su habitación. Otras tácticas que puedes usar para acabar con los temores nocturnos incluyen el uso de un “guardián” (uno de sus animalitos de peluche), o palabras mágicas que espantan las visitas no deseadas.

Al probar diferentes estrategias, tú y tu hijo descubrirán cuales son las que le proporcionan mayor fuerza y control para lograr vencer sus miedos.

Prepáralo a través del juego

Si a tu pequeño le aterrorizan las visitas al doctor, puedes ayudar a atenuar su miedo jugando a ir al médico. Algunos niños se sienten más confiados si sus papás les permiten traerse su propio “equipo médico” a las citas con el doctor.

Controla tus propios miedos

Si tus hijos te ven gritar y correr cuando hay una araña en la habitación, o nota lo nerviosa que te pones si tienes que ir al dentista, lo más probable es que también le asusten esas cosas. Procura controlar tus propios miedos o, al menos, no mostrarlos de forma muy intensa.

Pide consejos

Coméntales los miedos específicos de tu niño a otros padres, y pídeles su opinión sobre cómo superarlos.

Señales de que algo anda mal

Si los temores de tu hijito interfieren con su rutina normal diaria (si se niega a lavarse la cabeza por pavor al agua, o no quiere salir a la calle por miedo a encontrar un perro) habla con su médico sobre el problema, sobre todo si crees que sus inquietudes han crecido con el tiempo.

Cuéntanos cómo te fue venciendo sus miedos.

Fuente: espanol.babycenter.com

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo