- Publicidad -

Qué es el “Triángulo dramático” y cómo afecta tus emociones

Fecha:

- Publicidad -

Foto: serezniy / Depositphotos.com

El “Triángulo Dramático”, también llamado el “Triángulo de Karpman” es una herramienta de análisis psicológico en el que te ayuda a determinar qué tipo de comportamiento estás teniendo respecto a una situación.

Según esta herramienta, existen tres roles que puedes adoptar:

  1. Víctima
  2. Perseguidor
  3. Salvador

¿Cómo saber que estás en este triángulo? Cuando las conversaciones dejan de fluir o tienes la sensación de haber vivido ya la situación una y otra vez sin solución.

Puedes cambiar de rol, pero en muchas ocasiones el que alguien tome uno de ellos invita a que la otra parte tome alguno de los papeles sin pretenderlo. Te damos una pequeña guía para distinguirlos.

Perseguidor

Se basa en un sentimiento de rabia o enojo muy marcado. Este rol busca castigar y reprochar y se siente con los argumentos para hacerlo. Usan frases como “te lo dije”, “si no fuera por ti”. Es un rol que se utiliza para acusar y culpabilizar a la otra parte.

Salvador

Este rol siempre quiere salvar, ayudar y solucionar problemas de alguien más. Interviene sin que se lo pidan, aunque pudiera ser positivo, lo que genera es dependencia y un sentimiento de deuda que a la larga puede sentirse como una gran responsabilidad.

Víctima

Suele ser una postura pasiva y triste, su reacción es a partir de sentirse indefenso, regularmente tiene miedo a cometer errores y arriesgarse.

Es importante tener en cuenta que se trata de roles basados en sentimientos, no es que sean dichos roles sino que durante el juego se comportan como tal. También una persona puede jugar varios roles a la vez.

Actualmente el triángulo del drama de Karpman tiene una aplicación principalmente terapéutica. Se trata de un esquema muy funcional en psicoterapia, ya que facilita la toma de conciencia y el compromiso con el cambio.

“El mejor descubrimiento de todos los tiempos es que una persona puede transformar su futuro solo con cambiar su actitud”.

-Oprah Winfrey-

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -