Qué es tener autoestima ❤

0
58
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
3

Muchos hablan de tener autoestima, para logra objetivos y para ser más felices, pero este concepto puede ser mucho más amplio de lo que crees.

A la autoestima se le conoce como un recurso psicológico que permite que las personas busquen bienestar y no una auto destrucción.

Otros definen a la autoestima como la forma en la que percibimos ya sea con imágenes, pensamientos, juicios y afectos a nosotros mismos. En realidad, es lo que piensas y sientes de ti mismo.

Algunos aspectos de la psicología indican que las personas de forma inconsciente desarrollan comportamientos que afectan o reducen la autoestima.

Así intervienen factores como la envidia, la crítica, los maltratos, las quejas, la irresponsabilidad, la violencia psicológica y física, entre muchos otros.

Componentes de la autoestima

“Lo que pienso de mí”

Cognitivo. Es una descripción sobre ti mismo, esto incluye la opinión que tienes sobre tu personalidad, conductas y creencias. ¿Positiva o negativa?

“Lo que siento de mí”

Afectivo. Es la valoración que le das a tus cualidades personales y tiene que ver con tus emociones, enojo, tristeza, alegría, deseo, miedo, admiración, desprecio, remordimiento, entre otros.

“Lo que hago”

Conductual. Es el resultado de lo que piensas y sientes de ti mismo, esto te hará actuar en consecuencia, por ello tus acciones estarán determinadas por la opinión que tengas de ti mismo. ¿Te crees merecedor de lo que tienes?

Algunas claves para tener autoestima

  • Conocerse a sí mismo
  • Confiar en tus valores y habilidades
  • Asumir responsabilidad de tu vida y no culpar a otros de lo que te pase
  • Actuar de forma coherente en pensamiento y acción
  • Demostrar amor cuidándote, respetándote y sin hacerte daño
  • Usar tu inteligencia con reflexión
  • Buscar armonía, balance y fluidez emocional
  • Tener un rumbo y un propósito de vida
  • Independencia para pensar, decidir y actuar.

Existen diferentes puntos de vista o aspectos sobre la autoestima, cuatro de ellos son los que más se conocen: espiritual, mental, físico y social.

Autoestima física

Significa cuidar de forma positiva a tu cuerpo, esto es con el fin de garantizar un estado óptimo para trabajar y disfrutar.

Para hacerlo debes estar consciente de lo que realmente necesita tu cuerpo: alimentación saludable y ejercicio físico. Además, de otros factores como descansar y ante cualquier enfermedad, llevar un tratamiento adecuado.

Autoestima espiritual

Tiene que ver con tu sistema de valores, que se encuentran a través de la reflexión, de la cultura o el desarrollo de actividades que promuevan el bienestar incluso de otras personas.

Se trata de ser responsables de las consecuencias de nuestros actos, asumirlas y actuar sin hacerle daño a los demás ni a ti mismo, eso significa no envidiar, no culpar a los demás, no criticar y reflexionar antes de hablar.

Autoestima mental

Se desarrolla con la educación, pensando analíticamente, también con la calidad de nuestros pensamientos.

Si tenemos constantemente pensamientos negativos, tenderemos a tener una baja autoestima. Frases como “no puedo”, “no valgo la pena”, “nadie se interesa por mí”, son una alerta.

En ocasiones, asistir con un especialista ayuda a que la persona entienda sus comportamientos inconscientes para que le ayuden a tener una mejor autoestima.

Autoestima social o emocional

Se relacionan muchísimo con las anteriores, esto se refiere a la comunicación, a la empatía y a la cooperación.

Lo que implica una comunicación asertiva, la comprensión de la forma de ser e historia de vida de otras personas y a cooperar activamente si alguien está en problemas.

Enemigos de la autoestima

Las normas inadecuadas o excesivas. Tienden a ver los errores y los fracasos como excesivamente negativos y fatalistas, sin dar una opción de aprendizaje o reivindicación.

Los “deberías”. Debería ser perfecto, debería ser capaz de encontrar una rápida,
debería ser capaz de sentirme dolido. Siempre debería estar feliz y sereno. Debería ser totalmente competente. Debería saber, comprender y preverlo todo, etc.

Diferentes tipos de perspectivas. Tendemos a idealizar a las personas y a creer que su perspectiva es la que debemos seguir, sin pensar en nuestras propias motivaciones y valores.

El perfeccionismo. Querer siempre perfecto, frustrarse por no serlo, esto lleva a un constante estado de insatisfacción y ansiedad.

El Hipercontrol. Querer estar al tanto de todo para evitar errores, esto también produce baja autoestima, ansiedad y no te permite disfrutar del momento por estar pensando en lo que deberías hacer.

Necesidad de aprobación. Significa que no confías en ti mismo o en tus habilidades, tanto en lo que haces o dices, así que siempre buscas la aprobación de un tercero antes que la tuya.

Tener una adecuada y buena autoestima puede requerir tiempo y dedicación, pero vale la pena. Puedes comenzar a actuar con esta información e incluso buscar a algún especialista.

¡Eres valios@!

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
3