Consejos para superar el sentimiento de culpa

0
163
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
2

Quizá te has encontrado en alguna situación en la que no has sabido reaccionar asertivamente, lo que ha provocado molestia en otras personas.

Cualquiera que sea el motivo, es muy probable que si aceptas la responsabilidad de tus actos, tengas ese famoso “sentimiento de culpa.”

Entonces llega el “hubiera hecho esto o aquello”, en un intento por eliminar ese sentimiento, minimizando tu falta.

Qué es la culpa

Es una emoción negativa que tiene la función psicológica de hacernos reflexionar sobre nuestro comportamiento y actitudes, para evitar caer en los mismos errores.

La culpa puede tener distintas causas y orígenes. En algunas personas quizá surgió desde la infancia. En otras, por una relación fallida o equivocaciones propias.

La culpa se compone de:

1. La causa (real o ficticia)
2. La percepción y autoevaluación de lo sucedido
3. Remordimiento.

Es cierto que el sentimiento de culpa te ayuda a reflexionar, pero también puede ser contraproducente cuando provoca pensamientos que afectan tu estado de ánimo, tu vida cotidiana y hasta tus relaciones con otras personas.

La culpabilidad puede inmovilizarte, si no logras canalizar esa culpa adecuadamente te puede llevar a una severa depresión.

Cómo enfrentarla

Es importante decir que el modo con el que afrontamos esta emoción, es un factor clave para transformarla positivamente.

Con objetividad

Hazte responsable de lo que a ti te corresponde, pero también poniendo en balance las causas de tu comportamiento, no para culpar a otros, sino para que todos los involucrados se hagan responsables de sus propios actos.

No rehúyas

Lo primero que buscamos es eliminar ese sentimiento, pero no lo hagas, lo mejor es empezar un diálogo interno preguntándote por qué te comportaste como te comportaste, esto te llevará a situaciones que te han afectado y que incluso conscientemente tú desconocías.

Autocompasión

No se trata de que te vuelvas la víctima, sino también tenerte un poco de compasión ante tu reacción. Quizá lo hiciste porque sufriste anteriormente, porque no sentías confianza, comprensión, cualquier sentimiento que haya pasado por ti, es totalmente válido.

Comprender la complejidad

Entender que la mayoría de las situaciones no se pueden controlar. Entonces, es importante valorar la influencia de otros factores en el posible conflicto, esto te ayudará a que realmente te has responsable de lo que te toca y no le añadas más cosas al “costalito” de culpa.

Ofrecer disculpas

Suele ser la parte más difícil, ya sea por vergüenza o por orgullo, pero si tienes la sensación de que hiciste algo mal y que pudiera haberle causado daño a alguien, ofrecer disculpas es parte importante del proceso. Ya sea para una reconciliación de las partes o para seguir cada uno su camino.

Transformar la culpa

Es probable que sólo sientas alivio cuando repares el daño, a veces es suficiente una disculpa, pero quizá no sea suficiente, y se tengan que hacer acciones
Solo la reparación puede aliviarte. En ocasiones, una reparación verbal suele ser suficiente. Otras veces necesitamos traducir el arrepentimiento en acciones más que en palabras.

Seguir con tu vida

No vuelvas una y otra vez sobre tu falta y los posibles escenarios alternativos ante ella. Debes seguir con tu vida, todos hemos cometido alguna vez un error, habrá ocasiones en las que seamos las víctimas y otras los villanos.

Buscar otras perspectivas

Si aún así no te sientes mejor, quizá una perspectiva diferente te haga entenderte a ti o la otra persona. Tal vez te des cuenta de que la situación que te molesta, se escapó de tu control, y esto puede quizá aliviar un poco ese sentimiento de culpa.

Acudir a terapia psicológica

Cuando el sentimiento es tal que nos lleva a un estado de tristeza, ansiedad, depresión, quizá sea necesario buscar ayuda psicológica, que te puede ofrecer los recursos para entender tu culpa y regresar a tu vida.

Aprender

La mejor forma de transformar la culpa en algo positivo es aprender de lo que hemos hecho. Usar la experiencia vivida para afrontar situaciones futuras para crecer y avanzar.

Resumen:

1. Identifica la culpa.
2. Responsabilízate de lo que a ti te corresponde.
3. Ten autocompasión.
4. Ofrece disculpas.
5. Repara el daño.
6. Aprendizaje.

Recuerda, es tan negativo ser y sentirse demasiado culpable como no hacerlo en absoluto, por lo que siempre debes tomar conciencia de tus actos y decisiones. Pero es muy importante darles una dimensión real con el objetivo de aprender de tus buenas y malas experiencias.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
2