Consejos para ayudarte a que no te importe el “qué dirán”

0
431
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
52

Muchas veces tratamos de complacer a los demás con acciones y palabras, en ocasiones lo hacemos a propósito y otras de manera inconsciente.

El problema es que al hacerlo afectamos nuestra autoestima, porque en realidad cumplir las expectativas de los demás viene desde nuestra perspectiva y de lo que suponemos que quieren de nosotros.

Entonces, es desgastante, afecta tu autoestima, no logramos conseguir proyectos, te sientes sofocado, triste o enojado. La lista es larga. El principal objetivo es dejar de depender de la opinión de los demás para darnos valor.

Todas las personas tienen conocimiento

Aun las que consideres inmaduras o ignorantes, tienen algo qué aportar. Sé receptivo y escúchalos desde otra perspectiva, sin que sus acciones interfieran en lo que tú piensas.

Así tendrás empatía y comprensión por lo que ha vivido. Nadie es esencialmente “malo o bueno”, los matices los tenemos todos, las reacciones son las que podemos controlar.

Vive para ti complaciéndote

Eso incluye elegir la ropa que usas, lo que comes, el transporte que utilices, hasta tu bebida favorita con plena honestidad a tus propios gustos, no pidas opinión para ello.

Y cuando alguien te dé su opinión sin pedirla, agradécele, evalúa si puede ser un buen consejo y si no, deséchalo si no te aporta nada. Deja de sentir que debes cumplir lo que te dicen en este caso “los consejos no son órdenes”.

No menosprecies

Al menospreciar a los demás, provocarás que tú también te menosprecies. Todos son expertos en algo, pero no tienen que serlo para todo. Encuentra en lo que eres experto, así sea algo que consideres sin sentido y conviértete en EL MEJOR, siempre en lo mejor.

Busca cumplir tus objetivos con ayuda, no con opiniones

En ocasiones buscamos la opinión de alguien más para sentir que lo que estamos haciendo vale la pena, pero recuerda que todos ofrecerán su opinión de acuerdo a sus pensamientos y perspectivas, que puede ser la tuya o no.

Entonces, te darás cuenta que encontrarás muchísimas opiniones que te frenarán, que te criticarán, pero si buscas aprobación en ello, acabarás muy desgastado. Así que cuando necesites la opinión de alguien, búscala en expertos o involucrados sobre lo que estás haciendo, toma lo que te sirve y lo que no, deséchalo.

Actua con honestidad

La mejor manera de dejar de depender de qué dirán es actuar con profunda honestidad, esto te hará sentir libre y feliz. Comer lo que deseas, decir sin tapujos qué música te gusta, bailar cuando sientas ganas, ponerte la ropa que amas, cuidarte muchísimo.

Elógiate

Alguien que no pueda elogiarse, comenzará a criticar a los demás, entonces buscarás personas con quién hacerlo, haciéndote daño porque encontrarás más y más
Críticas. ¿Cómo te sientes después de eso? ¿Aliviado o con más angustia e incómodo? Piensa en eso.

No tengas miedo de elogiar lo que estás haciendo: “Soy muy bueno”, “Me quedó fantástico”, “Qué bien me veo hoy”. Inténtalo.

No exijas ni permitas que te exijan

Aún cuando te hayan dado “todo” o te hayan ayudado, al exigir no será un amor incondicional, cuando exiges maltratas a la persona queriéndola transformar a tu gusto, como una marioneta. Deja en libertad a quienes amas y sé libre tú.

Tu mayor enemigo eres tú

Recuerda esto “tu mayor enemigo eres tú”, recuérdala bien cuando estés frente a quien te hizo daño, el mayor enemigo de esa persona es ella misma. Imagina lo que es pasar todo el día con esa furia, dolor o traición. Imagina qué es pasar la vida entera con una persona así.

Los insultos de los demás hablan de esa persona, no de ti

Cuando alguien insulta o agrede lo que habla son sus pensamientos, vivencias, experiencias y conceptos que tiene sobre la vida. Nunca eres tú, así que tomar ese insulto como verdad es tan absurdo como cambiar de cuerpo y mente por la de alguien más.

No pidas permiso para obtener lo que deseas

Búscalo, esfuérzate por obtenerlo, pero no pidas permiso o preguntes si te lo mereces. Si lo quieres, entonces te lo mereces.

Aprovecha tu soledad y depresión

Llora mucho, desahógate, es el mejor momento para estar contigo mismo, para descubrir qué es lo que realmente te duele. Cuando pasamos por un mal momento sólo vemos el momento, no todo lo que está atrás. Pregúntate, ¿por qué me siento así? Reflexiona.

Habla cuando debas hacerlo, aún si tienes miedo

Si tienes miedo de lo que piensen o digan de ti después, habla más, pero habla con honestidad lo que realmente piensas, lo que has vivido, lo que te gusta. Cuando lo hagas, entenderás que la otra persona quizá también esté conteniendo el ser honesta por miedo. Todos en algún momento de la vida tenemos miedo.

Comparte

Comparte tu vida, tus experiencias, tu comida, tu sonrisa, tu buen humor y también tus lágrimas. Compartir te hace sentir empatía, comprensión y amor por ti mismo.

Cuéntanos cómo te va en el proceso con amor.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
52