Cómo vivir con menos y sentirte más feliz

0
921
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1431

Es importante tener ambición y aspiraciones, son un motor para tener un propósito, para esforzarnos, para trabajar en lo que nos hace felices.

Pero es más importante saber cuáles de esas ambiciones son realmente propias y no de alguien más. Por ejemplo, muchas personas sueñan con ser millonarias, pero no están dispuestas a trabajar para lograrlo.

Otros tantos quieren una casa enorme, muchas pertenencias o vivir consumiendo cuanto desean sin pensar en las consecuencias. ¿Tú realmente quieres eso? ¿Realmente te hace feliz?

Agradecer lo que tienes y trabajar buscando lo que deseas te ayudará a vivir en paz y en plenitud, pero también aprender a vivir con menos y ser más feliz es una opción que puedes considerar.

Un espacio a tu medida

Te permitirá tener el espacio necesario para limpiar, para ordenar, para disfrutar cada espacio sin sentirte presionado por abarrotarlo de cosas. Te permitirá vivir más libre, ya sea para mudarte o para un mantenimiento adecuado de dicho espacio.

Menos ropa

Haz realmente conciencia de lo que usas, ¿todo lo que está en tu clóset lo usas o la gran mayoría de tu ropa está casi nueva esperando una “ocasión especial”?

Tienes varias opciones: empezar a usarla pensando que todos los días es una ocasión especial o evaluar si realmente la necesitas, hacer espacio y ayudar a otros que tienen mucho menos.

Aprovecha la naturaleza

Si gastas demasiado en productos químicos buscando una belleza natural, podrías considerar utilizar lo que la naturaleza tiene a la mano y de la que se basan muchos productos.

Puedes armar tus propias mascarillas, cremas o hidratantes. Pero lo más importante es que utilices la vía natural en tu alimentación, eso cambiará mucho tu aspecto sin tanto.

Piensa antes de comprar

Cuando viajamos, solemos comprar de más o si vamos a algún centro comercial, pensando únicamente que aquella cosa nos gustó, pero no solemos pensar dónde la pondremos, qué haremos con ella y mucho menos cuál será su mantenimiento.

Esto quizá te lleve a tener más estrés al llenarte de cosas que al final tienes que darles atención, espacio y limpieza. Así que cuando salgas de compras, tómate un tiempo para pensar si realmente lo necesitas.

Come lo adecuado y lo necesario

Otro mal hábito es comer de mas, pedir de más o consumir alimentos que no te hacen bien al cuerpo, sólo porque están “deliciosos”.

No necesitas un plato lleno para sentirte satisfecho, puedes agregar cereales, verdura y proteína y para consentirte… un postre.

Menos tecnología

Recuerda aquellos días en los que no existían los celulares, las tablets o las computadoras, mucho menos las redes sociales. ¿Qué hacías para divertirte?

Quizá algunos días de la semana sea mejor recordar aquellas actividades que pasar tiempo en Instagram o Facebook, estas opciones pueden ser benéficas si son llevadas con cuidado.

Pero si entras a alguna red social y te provoca frustración, estrés o disgusto por no tener lo que el otro tiene, ¿es realmente necesario? Vive más feliz con menos tecnología de vez en cuando.

Ventajas de vivir con menos

Implica que tus gastos se reducirán y podrás aprovechar tu dinero para tus proyectos, para invertirlo en algo mucho más grande y a largo plazo que en cosas que al final terminarán en la basura o arrumbadas.

Tendrás menos estrés, porque implica que no tengas que tomar tantas decisiones sobre cosas que no te hacen feliz. Además, tendrás todo a la mano y podrás aprovecharlas como se debe.

Y para los que nunca terminan de limpiar, el tener menos ayudará muchísimo a reducir el tiempo en el que se tiene que hacer esta tarea, eso significará más tiempo para otras actividades gratificantes.

Tendrás también mucha más libertad, no sólo de movimiento, sino que te sentirás menos esclavo de lo que tienes y lo que compras. ¿Te has sentido así alguna vez?

Al consumir menos, también mejorarás al medio ambiente, no tirarás demasiada basura, aprovecharás lo natural y tu vida se volverá más sustentable.

Mejorarás tu calidad de vida y te enfocarás en lo que realmente necesitas. Piensa cuánto tiempo te lleva limpiar, acumular o comprar cosas que al final no contribuyen a tu propósito final.

Y si haces limpieza, es muy probable que las cosas que ya no uses le sirvan a alguien más: ropa, juguetes, muebles, utensilios.

Además, según un estudio de Simplicity Institute, demostró que 87% de la gente que dice tener menos cosas, dicen ser más felices que cuando tenían más.

Tener menos no significa ser pobre, sino ordenar tus prioridades tanto emocionales, mentales y financieras.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1431