Razones por las que no te baja la “pancita”

0
9392
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1

Si eres de las que se cuida en la dieta, hace ejercicio, haces abdominales, pero no desaparece esa pancita, probablemente estás haciendo algo mal.

Encontramos esta lista, chécala:

Dietas que matan de hambre

Cada semana comienzas una dieta radical y a los tres días la sueltas. Este tipo de alimentación es conocida como dieta yo-yo. Subes y bajas de peso constantemente y, a fin de cuentas, terminas subiendo de peso.

Qué hacer: Lo primero es dejarte de obsesionar con querer bajar cinco kilos en una semana. Sé paciente con tu cuerpo y con el proceso. Elimina la palabra dieta de tu vocabulario y aborda la comida con un enfoque de bienestar y salud.

No estás tomando vinagre de manzana

El vinagre de manzana ayuda a reducir la acumulación de grasa y contiene ácidos acéticos que controlan el apetito.

Qué hacer: Toma diariamente una cucharada de vinagre de manzana orgánico con agua caliente y un poco de miel, también puedes tomarlo solo.

Comes demasiadas frutas

La fruta la necesitas porque es saludable, pero contiene altos niveles de fructosa que tu hígado se trata más en procesar y, por lo tanto, se convierten en grasa.

Qué hacer: Evita frutas como mango o plátano y mejor come fresa, frambuesa y otros frutos rojos porque contienen un índice glicémico bajo. Cómelas por la mañana y evítalas en la noche.

Comes lácteos todos los días

Contienen hormonas similares a las que ayudan a tu cuerpo a retener grasa.

Qué hacer: Bájale al consumo de lácteos (leche, queso, yogurt, etc.) y si puedes elimínalos por tres semanas.

Tomas refresco de dieta

Porque piensa que ayuda a mantener tu peso. Los endulzantes artificiales confunden al cerebro en el control del apetito, lo que provoca que comas más de lo que comerías en un día libre de estos refrescos y eso se refleja en tu abdomen.

Qué hacer: No quiere decir que nunca vuelvas a tomar refresco, pero déjalo para los fines de semana y entre semana toma más agua y té verde o de canela con jengibre.

Tienes mala postura

Estar jorobada y sentada todo el día no ayuda a tu espalda y menos a tu abdomen.

Qué hacer: Siéntate derecha y camina apretando el abdomen hacia adentro, endereza la espalda y saca el pecho ligeramente, obsérvate con frecuencia.

No duermes lo suficiente

Está comprobado que dormir menos de siete horas puede afectar en el tamaño de tu abdomen y cintura. La falta de sueño se relaciona con sobrepeso y obesidad.

Qué hacer: Imponte la disciplina de dormir siete horas diarias. Aquí algunos consejos para lograrlo.

Comes mucho después de las 7 de la noche

Cuando duermes tu metabolismo se hace más lento y guardas grasa en más cantidad.

Qué hacer: Cena más temprano y comes un snack a medio día y a media tarde como almendras, una barra de proteína, un rice cake con mantequilla de almendra . Así ya no llegarás tan hambrienta a la hora de la cena.

Fuente: thebeautyeffect.com

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1