Cambios de estilo de vida para verte joven y radiante

0
446

Si tu meta es vivir una vida sana, larga y activa, la clave está en cortar con determinados hábitos dañinos.

Desafiar el proceso de envejecimiento de manera natural y saludable implica un gran compromiso por parte de las personas, aunque no es tan difícil como parece.

¡Cambia de hábitos, siéntete mejor y disfruta cada momento!

Aliméntate bien

Modificar tus hábitos alimenticios realmente puede hacer maravillas en tu salud. De hecho, seguir una dieta balanceada fortalece tu sistema inmunológico y le permite a su organismo luchar contra infecciones y enfermedades de manera más efectiva a lo largo de su vida. Si es posible, acércate con un nutriólogo para que te dé la dieta perfecta para ti.

Usa protector solar

Los rayos UV que irradia el sol son extremadamente dañinos para tu piel. Además, la exposición prologada está muy vinculada con el desarrollo de cáncer de piel. Cualquier tipo de cáncer puede poner en riesgo su vida y, a su vez, reduce su expectativa de vida.

Ejercítate regularmente

Esta es una de las mejores formas de mantenerse saludable, feliz y activo por muchos años. La actividad física no sólo reduce los riesgos de desarrollar enfermedades de todo tipo, desde obesidad y diabetes hasta cáncer y afecciones cardiovasculares.

Elige un voluntariado

Invertir tu tiempo en una buena causa, en algo que creas fervientemente, puede tener un impacto muy positivo en tu calidad de vida. Por lo general le damos mucha más importancia a la salud física, pero el equilibrio mental y emocional es igualmente importante.

Adopta técnicas de relajación

Según un estudio publicado por la revista médica Psychoneuroendocrinology en el año 2014, meditar, al igual que practicar yoga y adoptar distintas técnicas de respiración reducen significativamente sus niveles de estrés, aclaran tu mente, aumentan la felicidad y la creatividad y mejoran la concentración, la toma de decisiones y la productividad.

Crea espacios de intimidad

Cientos de estudios han demostrado que existe una relación directa entre sexualidad y longevidad. El sexo requiere ciertos niveles de destreza física y, a su vez, estimula la actividad cardiovascular. Además, aquellos individuos con una buena vida sexual aseguran tener menos estrés y mayor autoestima.

Siéntate menos, muévete más

Los trabajos de oficina no son ninguna novedad, aunque cada vez son más las investigaciones que dan testimonio de lo peligroso que puede ser para una persona estar sentada todo el día. La falta de ejercicio ralentiza el metabolismo y provoca un efecto dominó en distintas áreas de tu salud.

Deja de fumar

Si fumas, eres propenso a padecer diversas enfermedades como cáncer de pulmón, de garganta, de laringe, de pulmón, de estómago y de páncreas. A pesar de que los pulmones sean los principales afectados por el cigarrillo, este impacta de manera negativa en todo tu organismo.

Ten una vida social activa

La interacción social constante es otro de los secretos para retrasar el paso del tiempo. Según la Clínica Mayo, las amistades sólidas reducen los niveles de estrés, incrementan la felicidad, fomentan la autoestima y, lo mejor de todo, lo alejan de los malos hábitos.

Duerme bien

Los expertos nos recuerdan constantemente lo importante que es dormir bien, aunque parece que recuperar el sueño perdido nunca constituye una prioridad.

¿Te animas a empezar un estilo de vida más saludable?

Fuente: activebeat