No era soledad…

0
3632

Todos creían que mi decisión era por falta de valor, por no anhelar más, por conformismo, porque se fue… Por soledad.

Mi manera de ver la vida cambio: deje de ser tan inocente, de creer en todo, de sentir amor por alguien que no me valoraba, de pensar en él.

No voy negar que todos los días extrañaba su aroma, sus besos, su calor, su voz, su sonrisa, esa manera tan peculiar de morderse el labio superior cuando estaba nervioso, pero con el tiempo me di cuenta que eso ya no regresaría.

soledad

Madure, entendí, comprendí que la vida no me había arrebatado, al contrario me regalo una oportunidad para ser feliz, para ser yo, para amarme más. Nuestra relación ya no estaba nada bien, de hecho no lo veía y me aferre a una persona que ya no me quería.

Cuando llego el momento de su partida, me dolió, me deprimí, creí que nada tenía sentido porque Fernando era todo para mí y sin él nada tenía sentido, pero ahora todo está claro, se fue porque yo no me amaba y ¿cómo vas a amar a alguien si no te amas a ti mismo?

Soledad

Ahora puedo decir que el amor hacia mi persona es muy grande, tan grande que quiero ver por mí; mis planes cambiaron, soy feliz porque estoy a punto de hacer algo que siempre había soñado y con Fernando no lo lograría.

Deje mi empleo, ¡sí! y es una de las decisiones más importantes de mi vida y estoy feliz; mañana vuelo por primera vez con destino a Venecia y de ahí no se cual sea mi destino, pero con el dinero que ahorre para mi boda, conoceré parte del mundo y tal vez regrese o me quede a escribir una nueva historia en lugar diferente.

soledad