¡Más delgados por la mañana!

0
1359
Closeup shot of young women eating salad at restaurant. Happy female friends smiling and chatting. Portrait of smiling girl holding a forkful of salad during lunch break.

Te levantas por la mañana. Antes de meterte a la regadera, te miras al espejo. Sorpresa: te ves unos cuantos kilos más delgado que lo acostumbrado.

Y en efecto: en realidad somos un poco más esbeltos por las mañanas, al menos durante las primeras horas del día. No es producto de la imaginación ni una ilusión óptica. De hecho no sólo lucimos más delgados sino que nuestro peso real es menor y hasta somos un poco más altos.

Nuestro peso corporal fluctúa bastante durante todo el día. Pero, ¿a qué se debe este curioso fenómeno?

Lo anterior obedece a que, mientras dormimos, nuestro organismo digiere y procesa la mayoría de los alimentos y líquidos que consumimos el día anterior.

mañana

La mayor parte de esto es agua, la cual sale del cuerpo a través de la respiración, la transpiración, la orina y funciones corporales como el bombeo de sangre y el funcionamiento regular de los órganos internos.

La doctora Margaret Polaneczky señala en su sitio web que el 80% de esta pérdida de peso matutina es agua, sin contar siquiera la orina. Cualquier cantidad de orina que se desecha en la mañana se suma a la pérdida de peso ya mencionada.

También influye la posición horizontal que el cuerpo adopta durante el sueño. El motivo es que durante este tiempo las 33 vértebras de la columna y sus discos intervertebrales no están sometidos a la presión de la gravedad, cosa que sí sucede durante el día cuando caminamos, lo cual comprime la altura de la columna algunos milímetros.

Además, durante la noche el cuerpo repone una buena cantidad de líquidos entre los discos intervertebrales, los cuales se estiran y se relajan. Todo lo anterior contribuye a que, durante unas horas, seamos un poco más altos al despertar: aproximadamente 1 centímetro.

 Mañana Mañana

Ahora bien, algunas mañanas nos veremos y sentiremos más o menos delgados que otras. Esto se debe principalmente a la retención de líquidos. Si la noche anterior consumimos alimentos ricos en carbohidratos o sales, el cuerpo retendrá más fluidos, lo que se traduce en una menor disminución de peso.

También afectará este proceso si antes de dormir hacemos, por ejemplo, una rutina de levantamiento de pesas (debido a la hinchazón muscular producto del rompimiento de micro tejidos musculares). Y en el caso de las mujeres, los cambios hormonales —especialmente los que suceden cerca el periodo menstrual— también afectan qué tan delgadas se ven por la mañana.

Esta es la razón por la que muchas dietas recomiendan pesarnos a la primera hora del día, pues es cuando nuestro peso es más bajo y nuestro cuerpo tiene un mejor aspecto general.

Con información de: Livestrong.com y Underground Health Reporter