Lo que no debe faltar en tu ofrenda de Día de Muertos

0
312

La tradicional ofrenda de Día de Muertos es una de las más bellas de nuestro país, y tiene su origen en altares precolombinos, dedicados a diferentes dioses.

El altar comienza a montarse desde el 30 o 31 de octubre y permanece hasta el 2 o 3 de noviembre dependiendo la región de México.

De acuerdo a esta tradición, se dice que las almas de los niños comienzan a llegar el 31 de octubre y se van a medio día del 1 de noviembre, justo cuando llegan las almas de los adultos.

Cada uno de los elementos de la ofrenda de Día de Muertos tiene un significado especial.

¡Esto es lo que no debe faltar en tu ofrenda!

Niveles

En algunos lugares de México se acostumbra colocar ofrendas de siete, tres o dos niveles, cada uno con un significado diferente.

El primero lleva elementos referentes a la tierra como frutos o un petate, mientras que en el último se coloca el retrato del difunto para simbolizar el lugar donde se encuentra: el cielo; si hay un tercer nivel puede representar el purgatorio.

Cuando son siete niveles, cada uno representan las etapas que recorre el alma para llegar al cielo.

No es necesario hacer tu ofrenda en niveles, pero si la harás así, puedes hacer los niveles con cajas, mesas, huacales o utilizar algunas escaleras.

Flor de cempasúchil

Este es uno de los elementos más característicos de la ofrenda y se utiliza para trazar caminos que dirigen a las almas de la entrada del hogar a la ofrenda.

Calaveritas de azúcar

También pueden ser de amaranto o chocolate, estas figuras representan a los difuntos a quienes se les dedica la ofrenda, por eso regularmente traen su nombre en la frente.

Pan de muerto

Al igual que las calaveritas, el pan de muerto representa a los difuntos. El círculo que se encuentra en la parte superior es el cráneo, las canillas son los huesos y el sabor a azahar es por el recuerdo a los ya fallecidos.

Representaciones de los cuatro elementos

El papel picado representa al aire, las veladoras representan el fuego, la tierra son los frutos y basta colocar un vaso con agua para el último elemento, además se coloca para la sed de las almas viajeras.

Retrato del difunto

Una forma de recordar y hacerle un homenaje a tu ser querido es colocar su retrato, generalmente se coloca en el nivel superior de la ofrenda.

Incienso o copal

Esta es otra representación del aire y guía olfativa para los fieles difuntos.

Color morado

Este color es el tradicional del luto en México, aunque es común utilizar el negro, el tono morado le puede dar un aspecto muy colorido y festivo a tu ofrenda.

Veladoras

También en representación del fuego, se coloca una por cada difunto para iluminar su camino a casa. Son guía para las almas en este mundo.

Platillos y bebidas preferidas del difunto

Colocar lo que le gustaba al difunto es una forma de darle la bienvenida y agasajarlo en su visita. Tradicionalmente se coloca mole, pozole, tequila.

Dulces mexicanos y frutos

Estos se colocan para las almas de los más pequeños. La caña en varias regiones de México representa a los huesos de los difuntos. Y también no olvides el dulce de calabaza.

Sal

Se coloca en un recipiente sobre el altar como símbolo de purificación.

Artículos religiosos

Debido a que el Día de los Muertos es el resultado de la mezcla de tradiciones prehispánicas americanas con las europeas de la época de la Conquista, los elementos católicos figuran en la celebración como cruces, crucifijos, rosarios e imágenes de santos.

Recomendaciones: 

Tu ofrenda de Día de Muertos requiere de un poquito de cuidado para que se mantega bonita durante el mucho o poco tiempo que dure puesta.

Cambia el agua de las flores constantemente y recoge los pétalos caídos.

Vigila las veladoras y procura apagarlas por la noche para evitar accidentes.

Coloca comida no perecedera y sólo el día en que te visiten los difuntos coloca los tradicionales platillos, para que no se echen a perder.

¡Disfruta de las tradiciones mexicanas! Inspírate en estas ideas para realizar tu ofrenda.