Alma, la pequeña donadora de órganos que tocó el corazón de México

0
177

Alma tenía un espíritu aventurero, saltó del trampolín más alto, nadó en el cenote más profundo y se colgó de cabeza entre la selva, así, ella decidió vivir intensamente.

La pequeñita, originaria de Quintana Roo, se fue sin previo aviso, de pronto un día tuvo un intenso dolor de cabeza, se desvaneció y ya nada se pudo hacer, el diagnóstico: muerte cerebral.

Alma era una explosión de amor y energía, una niña feliz de espíritu aventurero y de buen corazón, así la describe su familia.

Los padres de Alma decidieron donar sus órganos, así se convirtió en la más pequeña donadora de órganos en la historia de Quintana Roo.

“Pensaba que mi hija se iba a salvar, le pedí tanto a Dios que me la dejara, aunque tuviera que cambiar mi vida entera, salirme de trabajar, sin embargo, esa luz de esperanza se apagó”, contó la mamá de Alma.

Los médicos se acercaron a la familia para externarles la posibilidad de que los órganos de Alma fueran donados a otros niños y así salvarles la vida.

Vanesa, su madre recordó el buen corazón y espíritu solidario de Alma, así tomó la decisión de donar sus órganos, dándole trascendencia a su hija más allá de la muerte.

Contó que al salir de la cirugía en la que procuraron los órganos de su pequeña, sintió mucha paz en el corazón, supo que los cuatro niños recibieron con éxito los riñones y córneas de Alma.

“Fui valiente como Alma, me enseñó a valorar, y a que debemos ayudar para ser felices”.

Sin duda, una gran historia de amor.